El presidente Evo Morales visitó la ciudad de México el 21 de febrero de 2010

lunes, 22 de febrero de 2010

Presidente de Bolivia, Evo Morales, aviva movimientos de izquierda en el DF

Evo Morales vaticinó: "Pronto México se liberará".
México, 21 Feb 10 (EL UNIVERSAL).- Con su presencia, Evo Morales, presidente de Bolivia, avivó al movimiento de izquierda en la ciudad de México, tanto que él mismo se dijo sorprendido.

Durante su visita a la capital, previa a su participación en la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe, que tendrá lugar mañana lunes en Cancún, Quintana Roo, se pronunció contra el capitalismo y convocó a los movimientos sociales y a los presidentes de otras naciones a escuchar a los pueblos para salvar a la tierra. 


Arribó por la madrugada al DF, donde fue recibido en el aeropuerto internacional por el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, junto con quien montó una guardia de honor en el Hemiciclo a Juárez. En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Ebrard Casaubón manifestó su respaldo político absoluto y su solidaridad a Evo Morales. 


Al entregarle las llaves de la Ciudad de México y el pergamino con el cual fue declarado huésped distinguido, Ebrard destacó que la figura de Evo Morales es una demostración de que sí se puede tener un gobierno nacional leal a la mayoría y respetuoso de las instituciones democráticas.
Luego del evento, el gobernante capitalino y el presidente se trasladaron a Coyoacán para comer y donde una multitud de simpatizantes del auto proclamado presidente legítimo, Andrés Manuel López Obrador, aguardaban en el jardín Hidalgo junto con otras organizaciones políticas y sociales.

En este lugar, el boliviano recibió el apoyo de la multitud, entre la que figuraban personas del movimiento de San Mateo Atenco, "armadas" con machetes y presenció la ceremonia denominada Saludo a los Cuatro Rumbos, la cual dio paso a la entrega del bastón de mando.

De esta manera el pueblo mexicano ratificó de forma simbólica la distinción para el presidente boliviano de ser guía moral de los pueblos originarios de América Latina.

Aparte de funcionarios del gobierno local estuvieron Rosario Ibarra, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del senado; Porfirio Muñoz Ledo, diputado federal; Dolores Padierna y Martín Esparza, Líder del Sindicato Mexicano de Electricistas.

Durante un discurso, Morales dijo que sí se desea el desarrollo de los pueblos los jefes de Estado deben decidir la conformación de una nueva organización de Estados Americanos (OEA) en la que no figure Estados Unidos.

Al final, dijo que pronto se verá en América Latina el socialismo comunitario, dio ánimo a la gente y vaticinó: "Pronto México se liberará".



No hay comentarios:

Publicar un comentario